Community Manager… impensable hace años

Community Manager… impensable hace años

Cuando era pequeña imaginaba que era una modelo y me pasaba las tardes desfilando para unas señoras muy agradecidas, mis muñecas de Famosa, que en ese momento no se dirigían al portal, más bien tomaban nota de las tendencias del próximo verano. Cuando empecé a darme cuenta que mi futuro no pasaría nunca por Cibeles me dio por decir que quería ser abogada. ¬“Sí”, decía mi padre, “Abogada. Pero de pleitos pobres” Porque lo cierto es que siempre salía en defensa de quien fuera, como poseída por el espíritu de Perry Mason. Para mi madre, sin embargo, yo sería actriz. La recuerdo perfectamente repitiéndome el cuento que le echaba a todo y lo teatrera que podía llegar a ser. Y cuando una prueba seria de orientación escolar determinó que mi profesión ideal sería la de política, yo decidí que mi verdadero futuro estaba en la cirugía cardiovascular, ni más ni menos.  Nadie acertó. Ni yo misma me lo hubiera imaginado nunca. Poniéndonos serios, pero no demasiado, voy a intentar explicaros a qué me dedico. “Se encuentran dos community managers y uno le pregunta al otro: -Tú, ¿exactamente qué haces?”. A pesar de solo ser un chiste, y bastante “viejo” por cierto (en el mundo 2.0, por supuesto), así es la realidad. De esta profesión se ha tenido y se tiene aún muchísimo desconocimiento aunque, poco a poco, y gracias a nuestro medio “rey”, Internet, se nos va conociendo un poquito más. Os hablo, obviamente, de los community manager. Para entrar en faena e intentar explicar quién es y qué hace un community manager, podemos decir que las funciones principales...